A partir del mediodía de hoy, la Catedral de Cuenca, pone a disposición de los visitantes un nuevo espacio expositivo: se trata del segundo Patio de la Limosna, con unas inmejorables vistas a la Hoz del Huécar y un espacio bajo los Archivos donde se ha musealizado, con piezas originales, el hundimiento de la Torre del Giraldo, la fachada barroca y la construcción de la fachada neogótica.

La Catedral poseía en almacenes gran parte de los casetones originales de la cúpula del Arco de Jamete, s. XVI, que sufrieron el hundimiento de la Torre del Giraldo. Se encontraban también guardadas en dependencias catedralicias piezas originales de la antigua fachada barroca de la Catedral, y algunas piezas de la fachada gótica, así como las escayolas originales y maqueta de Vicente Lampérez, el arquitecto que construye la fachada neogótica de la Catedral.

Todo ello se expone en el túnel bajo los archivos catedralicios que da al segundo Patio de la Limosna en tres áreas explicativas: la fachada barroca, el derrumbe de la Torre del Giraldo y la fachada neogótica de Vicente Lampérez. Se abre también este segundo patio o terraza al que se puede acceder desde el patio ya abierto tras la Capilla del Espíritu Santo, y con unas de las mejores vistas a la Hoz del Huécar.

El Cabildo de la Catedral continúa así su labor de mejoras en el templo catedralicio recuperando y abriendo nuevos espacios a los visitantes y enriqueciendo con estas aportaciones la vida cultural de la Ciudad.

Piezas como los casetones del Arco de Jamete, la Virgen del parteluz de la fachada barroca o la maqueta original y completa de la incompleta fachada neogótica que ideó Lampérez para la Catedral, sin duda, harán las delicias de los visitantes que a lo largo de la mañana ya están accediendo a estos espacios desde que el Obispo de la Diócesis, junto con el Deán de la Catedral, los han abierto al público.